La digitalización de la empresa

La digitalización de la empresa

La narrativa empresarial es un instrumento de comunicación y reputación, clave para ejercer el liderazgo social. Internet proporciona la creación de nuevas relaciones y oportunidades: redefine el modelo de negocio de algunas industrias.

Si usa de forma correcta los recursos digitales a nivel comunicativo, estimularía la reducción de costes y le servirían para comunicarse mejor.

Introducción: La desintermediación de la sociedad

“La explosión de las tecnologías de la información y las comunicaciones ha coincidido con la globalización. A diferencia de otras transiciones, esta está sincronizada mundialmente” apunta Rafa Martínez.

La desintermediación es el proceso en que la sociedad ya no utiliza esos medios de comunicación masivos regulados . Ya no hay una “escasez ficticia” promovida por el estado y grupos de comunicación puesto que ya no ‘cuesta’ tanto comunicarse con el público.

Ahora ha aumentado el número de voces que lanzan mensajes y la posibilidad de crear un relato que puede ser compartido con las personas y de tener influencia sobre ellos.

La vinculación es la nueva publicidad“. La frase de Fernando Polo viene a decirnos que “esto” del marketing tiene que volver a sus esencias. Se acaba eso lanzar anuncios e impactar al consumidor. La cosa se complica (y se pone más interesante). FP añade: “La publicidad le ha hecho mucho daño al Marketing (con mayúscula). Hasta le robó el nombre. Le secuestró al cliente, para convertirlo en “target””

Pero. Las empresas tienen capacidad económica para poder “modificar” la conversación. Es decir, mediante una estrategia en la que convergen medios propios, ganados y pagados puede generar un mayor volumen de conversación en favor suyo. El Brand Journalism y “branded content”, una “nueva forma” que ha adquirido la publicidad convencional, ayuda a que las marcas se posicionen en espacios en los que antes no podían participar.

Las empresas ya están re-equilibrando su presupuesto para así ganar presencia online. Buscan entrar en campos de la información mediante la creación de blogs corporativos o blogs informativos del campo en el cual trabajan para así no depender de medios de comunicación.

La narrativa empresarial vs storytelling

Si el storytelling cuenta una historia sobre tus valores como empresa, con la narrativa empresarial, suma lo anterior y aboga por una transformación y liderazgo social, y en ella se han de “incorporar las críticas y saber darle respuestas a las críticas”.

No solo es explicar sus productos, ampliaciones de capital y nuevas fábricas que abren. La empresa se hace “pública” al hacer una inversión que implica crear trabajo y valor en el lugar donde se instala. La empresa debe tener un mayor grado de responsabilidad activa.

Esta narrativa ha de ser adaptable a todos aquellos dispositivos online que se pueda para que la experiencia del usuario a la hora de consumir información de la empresa sea de forma correcta y agradable para éstos [8].

Comentó Gonzalo Martín: “Se dice que la digitalización reduce las economías de escala para competir, por lo que debiéramos ver una tendencia a ese trato personalizado real en estructuras de red”. Buscar el hecho de establecer relaciones con los usuarios y no meros impactos publicitarios.

A los representantes de las empresas les toca ser honestos, para así equilibrar el mensaje que transmite la empresa. Si no, las redes se encargarán (intentarán) de desmontar los falsos discursos. (¿Y aquí es donde entraría una estrategia de medios propios, ganados y pagados?)

Cuando una empresa intenta elaborar un relato propio se encuentra, a veces, en un enfrentamiento entre lo que cuenta (y supuestamente cree) y sus acciones [10]. El modo de actuar influencia a la percepción no ya del comprador y el público, también a los empleados: Una base debe sentir que su trabajo tiene un propósito y que éste se “diferencia” de los demás (Ay, si Max Weber leyera esto).

Reputación en pro en de la conversión

La reputación va dirigida a que la “aguja” marque una subida en ventas. Estar en redes sociales -y fans- no significa tener clientes. Y la fidelización viene de la mano de la calidad del producto. Una buena campaña y gestión de las redes sociales se viene a bajo si el producto no cumple las expectativas.

Viraje. Por último: Las empresas -como veréis en el vídeo- ya empiezan a reclamar que la gestión de los perfiles sociales estén dentro de la empresa. No es nada descabellado si se quiere tener un control del storytelling de la empresa, ya que el CM es una especie de portavoz y debe ser formado y controlado desde dentro.

Lo mismo debería pasar en la producción de contenido propio, aquello del “Brand Journalism” y “branded content”. La empresa debe pensar en formar a aquellos empleados que se dedican a crear contenido para la misma.

Esto último indica que a una futura “reconversión” (¿eufemismo?) de las agencias que se dedican a gestionar cuentas de marcas en redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *